• Email: contacto@antaramining.cl
img

El desafío de integrar

  • 26 de Enero de 2022

En el contexto actual donde la economía de las API cobra más valor, se observa con mayor frecuencia una necesidad de que las empresas se interconecten mediante esta tecnología, ya no solo aquellas que buscan un habilitador para convertir la empresa u organización en una plataforma, sino aquellas tradicionales con procesos complejos que requieren atomizar (especializar) los servicios que prestan sus sistemas a sus procesos. El desafío de integrar trae una serie de consideraciones al momento de enfrentar un proyecto de integración.

Integrar supone comunicar automáticamente dos sistemas mediante un flujo de información, que puede ser uni o bidireccional, a través de mensajes que deben ser interpretados adecuadamente por el receptor.  Ahora bien, si bien el receptor debe interpretar adecuadamente también el emisor debe tener algunas consideraciones para facilitar esa interpretación, por lo que la tarea de integrar dos sistemas incluye un acuerdo y trabajo conjunto entre el equipo del emisor y el equipo del receptor.

Cuando se requiere integrar un sistema con varios, la cosa se pone un poco más compleja, supongamos que necesitas integrar tu sistema con otros 5, donde el flujo de integración debe además ser sincrónico (tiene que tener cierto orden y dependencias), así que deberás coordinarte en diseño, desarrollo y pruebas con 5 equipos, de distintas organizaciones, con tiempos de respuesta, tecnología, prácticas y metodologías diferentes. Si a esto le sumas que el core business de esas empresas es diferente y no necesariamente tecnológico, tendrás un desafío cosiderable desde las perspectivas de liderazgo, gestión y técnica.

 

Gestión

En un escenario donde convergen varios equipos de trabajo en torno a un proyecto, es fundamental la gestión de los impactos de las actividades de uno sobre las de los otros. Es posible que cada uno de estos equipos tengan su propio cronograma y recursos, y sus propios desafíos técnicos, entonces el hacer calzar todo ello en pos de un solo gran proyecto es una tarea titánica. Son muchas las variables que pueden afectar a proyectos de integración, desde aspectos de infraestructura, accesos, seguridad, acuerdo de diseño, hasta la disponibilidad para que los miembros de un equipo se sumen a las pruebas cuando los otros equipos estén listos. Entonces lo elemental para garantizar el éxito del proyecto, desde esta perspectiva, es lograr una gestión coordinada y fluida entre los líderes de los equipos, donde la comunicación y el liderazgo, aspecto que abordaremos a continuación, tienen un rol clave.

 

Liderazgo: Desde el liderazgo el desafío se centra a nuestro juicio en tres ejes fundamentales

Estar preparado para los cambios:

Indudablemente, los cambios son pan de cada día, todos los días nos enfrentamos ya sea a microcambios cómo mover una reunión por una tarea prioritaria repentina o porque algún participante relevante no podrá estar, hasta cambios de mayor impacto, como por ejemplo el tener que modificar el diseño de una API por necesidades de datos no considerados de algunos de los actores que se integran con nuestro sistema. Trabajar con filosofía, marcos de trabajo y metodología Ágiles permite vivir siempre preparados para el cambio y poder lidiar con ellos sin que signifique una situación dramática o crítica. Adicionalmente, el haber visualizado los riesgos y generado planes de acción y  contingencia ante la activación de alguno de ellos, también nos pone en una muy buena posición en este aspecto.

Comunicarse de forma efectiva:

En un proyecto se trabaja en grupo. Como vimos anteriormente, integrar por lo general suele requerir más de un equipo de trabajo, por tanto, podemos decir que se constituye una especie de comunidad en torno a un proyecto. Es así como de la misma forma que las parejas hacen intercambios de sus historias y deseos de futuro, las personas construyen comunidades, en forma conectada y relacionándose entre sí, de este modo van haciendo aportes a esta comunidad, transfiriendo valores y conocimientos. Por tanto, la pieza clave en esto es la comunicación, pues ella es el medio que usamos para prácticamente todas las actividades humanas en colectivo, por consiguiente, no es de extrañar que sea un elemento clave dentro del liderazgo.

La comunicación efectiva es un término que se enfoca en la calidad de la comunicación dentro del ámbito de las comunicaciones interpersonales, que implica responsabilidad de escuchar con apertura , con  valoración y respeto recíproco, y también implica hablar responsablemente con un lenguaje directo, con énfasis en el propósito, cuidando las formas y respetando hacerlo en los momentos que es oportuno. Desde el punto de vista del liderazgo es muy importante además siempre buscar ser respetuosos, coherentes, congruentes y consecuentes, para poder generar en el equipo la confianza necesaria para ir juntos por el mismo objetivo.

Con una comunicación de calidad no solo vamos a sentirnos mejor, sino que vamos a evitar la confusión, la ambigüedad, ya que si hacemos pedidos y ofertas con condiciones de satisfacción y plazos claros, o si ofrecemos algo lo hacemos sabiendo que tenemos las competencias adecuadas y contamos con el tiempo necesario para cumplir,  si no tratamos de imponer a los otros nuestras propias ideas, no cabe dudas, y así lo dice la experiencia, que tanto la ejecución de las actividades como el clima laboral se verán directamente beneficiados, por ende la calidad de vida de las personas que conforman el equipo, nuestra comunidad de proyectos, también.

Gestionar la diversidad:

El desafío en este sentido está en poner en valor las diferencias más que intentar lograr una homogeneización, o que el resto se adapte a uno. Sacar el máximo provecho a los diversos talentos, no pretender que todos hagan las cosas de la misma manera, sino que abrirse al enriquecimiento que se logra cuando cada uno aporta desde sus propios talentos, en este sentido también se debe mantener una escucha activa permanente tanto con los miembros del equipo interno como con los externos, una comprensión acabada de las formas de operar del resto de los equipos y el buscar siempre converger en pos del objetivo común.


 

Técnica

Existe una modalidad donde las empresas están dispuestas a integrarse de una manera preestablecida (estandarizada) y existen otras que tienen exigencias más específicas que requieren adaptación o customización por lo que no se aplica estandarización, hecho desde cero, esto es más común en las aplicaciones de nicho, como en el caso de las que se utilizan en la industria minera, entregando un mayor nivel de complejidad a los proyectos de integración.

 

¿Por qué es importante integrar?

  • Trazabilidad: Para obtener una visibilidad que te permita una rápida reacción se debe contar con información en tiempo real, y no es posible ese escenario sin integración.
  • Especialización de los sistemas o servicios:  Evitar los mega sistemas que cubran todos los procesos productivos y de negocio, pudiendo tener un ecosistema de sistemas más especializados en cada proceso, mucho más fáciles de mantener, evolucionar y escalar.
  • Automatización: Permite la reducción de tareas manuales, las que son completamente reemplazadas por las integraciones, como por ejemplo las digitaciones de las calidades del mineral que entregan los laboratorios en minería.
  • Mejora la experiencia del cliente: Permite especializar cada vez más los servicios que ofrecen los sistemas haciéndolos más eficientes y fáciles de usar.