• Email: contacto@antaramining.cl
img

Tecnologías limpias para la minería: la inversión de Chile para el futuro

  • 21 de Abril de 2020

La tierra y sus recursos son explotados diariamente para obtener energía de ello. La industria necesita moverse ágilmente para producir, pero ¿a qué costo? Hoy tenemos una gran oportunidad: obtener energías limpias a través de tecnologías que nos permiten eso. Desde las herramientas existentes hoy está en nuestras manos poder realizar un aporte significativo a la industria minera, al medioambiente de una manera segura, estable y verde. 

Pero concentrémonos principalmente en la industria minera. Históricamente la minería ha sido impulsada por combustibles fósiles y carbón, pero poco a poco la disposición a esto ha cambiado para dar paso a tecnologías de producción sustentadas en energías renovables. Chile durante el primer Gobierno de Michelle Bachelet se trazó una meta clave: para el 2035 el 36% de las industrias estaría operando con energías renovables, pero según el avance que hay ya en 2020 se espera que para ese entonces el 50% de la industria minera esté trabajando bajo tecnologías limpias. 

Se comienza a trazar en Chile el ser un aporte para la descarbonización de la economía mundial con el fin de frenar el aumento de la temperatura global. La industria minera requiere un uso intenso de energía, por lo que el impacto que tiene a nivel medioambiental es muy grande si no se toman las medidas adecuadas. Hoy hay mayor información y tecnología al respecto para poder minimizar el impacto. 

Los principales actores del cambio

Según un estudio realizado por la firma estadounidense Fitch Solutions plantea que desde hoy en Chile hasta el 2029 el uso de energía solar y eólica en la industria del país crecerá abruptamente, sobre todo en las regiones de Antofagasta y Atacama, generando un impacto muy positivo en la producción minera del país. Se señala también como grandes empresas mineras ya están invirtiendo en este tipo de energías y viendo grandes resultados, como Antofagasta Minerals, Collahuasi y Anglo American, por nombrar algunas. Eso sólo en Chile, porque a nivel mundial se espera que en 2027 ya se haya triplicado el uso de tecnologías en base a energías sustentables que hoy se utilizan.  

Chile encabeza la región, pero a nivel mundial los que llevan la delantera en el uso de tecnologías limpias es Asia Pacífico, incluyendo a China, India y Australia. El objetivo de todos es la diversificación de las fuentes energéticas y la reducción de emisiones. Claramente las fuentes energéticas depende de la ubicación geográfica del territorio y con ello la tecnología que se utiliza en su captación. Por ejemplo en el sur de Chile, se aprovecha la energía hídrica por los ríos presentes; en el norte como ya mencionamos, la energía solar y eólica. 

El por qué de este tipo de tecnologías

Hay otro factor que moviliza la implementación de tecnologías limpias en la industria, y este es el aumento en el precio de la energía tradicional. Al ser un recurso que se agota claramente va subiendo su valor al haber una menor cantidad disponible en el mercado. Se van desarrollando poco a poco tecnologías que compitan con fuentes de energía tradicional. Dentro de los puntos debemos mencionar también el beneficio que significa el uso de tecnologías limpias para la sociedad, el compromiso que genera con una ciudad, un país y el mundo entero; la contribución que significa trabajar de la mano de herramientas que eliminan desechos, partículas que contaminan el ambiente y mejoran la calidad de vida de comunidades aledañas y de todo un territorio en definitiva. 

Todas las herramientas al aunarse muestran un impacto común hacia el medioambiente, le agregan un gran valor a la minería, tornándose más consciente por la arista de sustentabilidad que trae consigo. Transforman a esta industria más competitiva en el mercado, la cual poco a poco ha ido incorporando tecnologías limpias en sus procesos,  apuntando a seguir creciendo y no retroceder en su uso. 

La producción

Actualmente Chile sigue utilizando principalmente energías fósiles en su industria, teniendo un aumento considerable de fuentes renovables: 37,6% carbón, 27,6% hídrica 13,4% a gas natural, 10,8% solar y 7,5% eólica. La meta planteada por Gobierno de Sebastián Piñera para el 2040 es deja de utilizar energías fósiles en su totalidad y aportar a la descarbonización global. Ante este panorama se proyecta que al 2030 el uso de tecnologías limpias en la industria minera sea del 30%. 

En la minería como mencionamos se utilizan diferentes fuentes energéticas para una mayor diversificación de estas, podemos destacar: 

  1. Energía eólica
    La creación de un parque eólico en Calama es una de las metas que tienen hoy  empresas mineras como Codelco por ejemplo para competir en el mercado. Esto por su gran potencial y su competitividad en costos a mediano plazo. Para su implementación empresas de la industria conversan en torno a este parque de manera pedir subsidios del Estado para su construcción.
  2. Solar
    No tiene límites en nuestro país. El desierto de Atacama, el más árido del mundo cuenta con 105 mil kilómetros cuadrados de extensión de los cuales poder transformar la energía solar que está disponible en su plenitud. 

La minería en sí misma es una industria que tiene la oportunidad de desarrollar tecnologías para poder aprovechar mejor los recursos disponibles pues son herramientas que tienen un buen futuro y que, a priori, garantizan resultados exitosos. En Chile tenemos la ventana geográfica para experimentar con tecnologías que sean un aporte para la eficiencia energética del país. 

La iniciativa

Pero para medir el real impacto de esto se creó en 2019 el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias. El organismo instalado la Región de Antofagasta tiene como objetivo impulsar la creación de herramientas para aprovechar al máximo la energía sustentable, catalizar el desarrollo, escalamiento y adopción de soluciones tecnológicas limpias, con marcado foco industrial en la industria chilena y especialmente, en la minería. 

El Centro apunta a implantar una entidad que marque al camino hacia el desarrollo tecnológico y la innovación en torno a la industria, resolver sus necesidades incentivando la participación pública y privada para su desarrollo. Se busca motivar el desarrollo tecnológico local. 

Se busca resolver desde acá en parte el futuro de la industria, aumentar el interés por las tecnologías limpias mostrando los resultados que esto puede tener, el prestigio que da a la minería ante el mundo; un valor agregado que pocas industrias tienen hoy y Chile tiene el espacio, financiamiento y herramientas para desarrollar la tecnología que hoy el mundo busca: La meta del Instituto es ser referente en la materia y ser un polo de innovación y especialización. La industria tiene las puertas abiertas para la participación activa en el centro, en el lugar de innovación abierta más grande de Latinoamérica en materia de creación de tecnologías limpias. 

Para Corfo esta es la apuesta más importante en materia de i+D+i que han hecho por los próximos 20 años, con una inversión inicial de US $193 millones. Uno de los primeros desafíos que tienen es apoyar iniciativas de negocios provenientes desde startups y del ecosistema del emprendimiento y la innovación. Es un desafío que puede cambiar la cara de Chile y tener una opción incalculable para la incorporación de nuevas tecnologías a la industria en general, con especial foco en minería. 

La invitación es a participar con la creación de proyectos nuevos que puedan ser un aporte a este camino en el cual Chile ya está inserto. Porque  tenemos la inyección de capital disponible y las condiciones geográficas para demostrar que somos pioneros en el desarrollo de nuevas tecnologías que agreguen valor a nuestra industria minera. Desde Antara nuestro compromiso es mejorar cada una de nuestras soluciones diariamente para contribuir a una industria más limpia y con la transparencia que hoy el mercado exige.